Breve Reseña de Grandes Autores de la historia del manga

El Manga: toda su historia

 

Terminología:

"Manga" es un término japonés cuya traducción literal es la de "dibujos encadenados", es decir, lo que en el continente americano es conocido como cómic. En japonés se emplea para denominar este tipo de obra artística, sea cual sea su procedencia, ya que el Manga en Japón abarca todos los campos y edades (desde el niño, empresario o ama de casa), pero también existen innumerables obras específicas, ajustadas cada una a su público particular.

Los orígenes del manga


Los orígenes del comic en Japón se remontan a varios siglos antes de nuestra era. A partir del siglo VII a.C., en Japón se vivió una admiración enorme hacia el pueblo chino. Los japoneses decidieron adoptar todo lo referente a ese país: la escritura, la religión, las costumbres, y junto con todo esto, los Chôjûgiga, o "Rollos Animales".
Los Chôjûgiga fueron creados en el siglo XII por un monje budista, el legendario Obispo Toba. Eran básicamente tiras de papel de hasta 25m de largo, que se iban desenrollando de derecha a izquierda, y en los que animales antropomorfos eran representados en situaciones que satirizaban las mismas costumbres budistas de la época. Con el tiempo, las caricaturas se fueron usando para representar todo tipo de cosas, desde los seis mundos de la cosmología budista hasta historias llenas de sufrimiento y aberraciones enfermizas, aunque presentadas de manera artística.

Durante el periodo Edo (1600-1867) surgieron los llamados Ukiyo-e, en los que hombres y mujeres eran plasmados gozando de los placeres y pasatiempos de la época, como la moda, los lugares populares, los ídolos del teatro Kabuki, narraciones históricas, etc. Fue un representante del Ukiyo-e, Hokusai Katsushika, quien acuñó el término manga en el año 1814, al combinar los kanji para "informal" (man) y "dibujo" (ga), lo definió como dibujo rápido o dibujo que transmite una idea.

Para estas épocas, los impresionistas europeos se maravillaban de la exótica belleza del ukiyo-e, que se usaba para empacar el té exportado por Japón, que apenas comenzaba a abrirse al mundo Occidental. Dos artistas europeos introdujeron entonces un nuevo estilo de dibujo. Primero fue un inglés, llamado Charles Wirgman, por medio de una revista dedicada a extranjeros radicados en Japón, a la que llamó "The Japan Punch", en la que ocasionalmente publicaba caricaturas satirizando a los japoneses abrumados por el repentino cambio de su sociedad feudal a una industrializada. Estas caricaturas trascendieron de tal manera que actualmente se considera a Wirgman el padre de la caricatura japonesa moderna, celebrándose anualmente una ceremonia en su tumba en Yokohama.

El segundo aporte europeo fue por parte del francés George Bigot, cuya revista, Tôbaé también satirizaba al nuevo Japón, con la diferencia de que se atrevió a criticar hasta al gobierno, hecho que le ganó el apoyo y admiración de los artistas japoneses que durante tanto tiempo habían sido censurados.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el manga fue usado como propaganda bélica, presentando historias cuyos personajes eran soldados perfectos e invencibles. Durante la posguerra, en cambio, se buscaba distraer a la población de la situación en que se encontraban, por medio de historias rosas y personajes llenos de sueños y esperanzas para el futuro.

Sin embargo, el manga moderno surge con Tezuka Osamu, un médico que rompió todo récord de ventas en 1947 con La Nueva Isla del Tesoro, publicada en un formato muy barato y muy accesible para todos los niños, por pobres que fueran. Más adelante, en 1952, Tezuka se consolidaría total-mente gracias al famosísimo Tetsuwan Atom, conocida en nuestro continente como Astro Boy.

El impacto de la obra de Tezuka Osamu consistió en que estaba inspirada más en películas y animaciones que en historietas, lo que le dio un nuevo sentido de movimiento. En vez de limitarse a solamente un cuadro por acción, decidió dedicar hasta páginas completas a un solo movimiento, e introducir un concepto que se generalizaría en la industria del manga: Tezuka estaba convencido de que las historietas podían ir mucho más allá de sólo hacer reír, por lo que utilizó temas sobre lágrimas y dolor, sobre ira y odio, creando historias que no necesariamente tuvieran un final feliz. También a él se deben los ojos grandes característicos del anime/manga, para los cuales se inspiró en Bambi de Walt Disney.

A partir de 1957, con la fundación del estudio Toei Animation Co., Japón comenzó a producir películas animadas a la manera en que Disney lo hace: una película al año, basada en alguna leyenda europea u oriental, etc. Para la película Saiyu-ki (El rey de los monos), el director Taiji Yabushita pidió su colaboración a Tezuka Osamu, por ser el autor de la historia original. Esta experiencia, junto con la llegada de la primera serie de Hannah-Barbera a Japón en los '50s, puso una nueva idea en la cabeza de Tezuka, y así, en 1963 comienza la transmisión de la versión anima-da de Tetsuwan Atom en la televisión japonesa, creando así el anime tal como se conoce actualmente.

Tal como lo hizo con el manga, Tezuka Osamu revolucionó la industria de la animación japonesa por medio de historias más realistas y personajes más humanos, dio un espacio a las niñas, e hizo a un lado el estereotipo de las animaciones para niños pequeños, creando historias para todo tipo de públicos, tanto tratándose de películas como de series de televisión y animaciones originales para video.

== ver línea de tiempo (recomendada)===

 

 

El Japonismo de los Impresionistas y en Viena (Siglo XIX)

Con la apertura de Japón, a partir de la década de 1850, de los puertos japoneses y el desarrollo de los asentamiento extranjeros en las islas , los norteamericanos y europeos comienzan a visitar Japón, estableciendo un contacto más directo con su arte y su cultura. Periodistas, ensayistas y fotógrafos envían sus impresiones a Europa.

Una cultura que durante más de 250 años se había mostrado inaccesible y, en gran medida ignorada, saltaba repentinamente a la luz, enseñando sus sorprendentes peculiaridades.

En 1867 durante la Exposición Universal de París de objetos de arte y artesanías, se incluyen centenares de ukiyo-e. Los grandes maestros japoneses de éstos, eran Hiroshige, Hokusai y Utamaró.
Fueron estos ukiyo-e los que mayor entusiasmo suscitaron entre los artistas e intelectuales europeos y particularmente entre los denominados impresionistas. (*)
Ya hacia fines del siglo XIX en Viena se toman los dibujos japoneses para los diseños de monogramas.


(*)Impresionismo: Este movimiento pictórico denominado “Impresionismo” por “impresión”. Sustituía el objeto del conocimiento teórico por el de la experiencia directamente óptica. Es la visualidad. Lo que se vé en la naturaleza muerta, el retrato o el paisaje. Sus máximos exponentes fueron Monet, Renoir, Pisarro, Bazille, Cézanne, Degas, Manet, Toulouse-Lautrec, y en cierta forma Van Gogh.

 

Angulema: el Salón Internacional del Comic y el Salón de Barcelona (Siglo XX)

Angulema es una población situada en el sur-oeste de Francia. En este pueblo pequeño rodeado por murallas y que se desarrolló gracias a su fábrica de papel. Donde estaba esta fábrica hoy está el moderno Museo Nacional del Cómic, y cerca de allí donde pasa el río,
Está la Academia Oficial de Bellas Artes, que tiene un curso de cómic.
Allí anualmente se juntan los grandes protagonistas de las novelas gráficas a nivel mundial:La Bande desinée, nombre con el que se designa al comic narrativo francés-belga y por extensión al europeo en general.El Cómic que es el formato estándar del cómic norteamericano.El Manga que es el formato estándar del cómic narrativo japonés.
Allí se dan los grandes premios: al mejor dibujo, el mejor guión, la mejor obra francesa y la mejor extranjera. Hay una fuerte comunicación entre los autores europeos y los autores
japoneses.

Otro sitio institucional importante es el Saló Internacional del Comic de Barcelona, que es el faro para Iberoamérica, donde se premia la mejor obra extranjera publicada en España,
el autor revelación, el mejor guión, la mejor obra, la mejor revista de o sobre comic , el mejor fanzine y el gran premio al artista.En tanto la Bande desinée hace hincapié en temas de ciencia ficción, aventuras e históricos y el comic en superhéroes o lo hollywoodense, el manga descansa en lo cotidiano.


El Animé: una evolución constante

 

Terminología:

"Anime" es un término, que aunque parezca extraño proviene del idioma francés, y es utilizada en Japón, para nombrar a los dibujos animados o mejor dicho, ilustraciones animadas, aunque se consideran anime solo aquellas completamente japonesas.
La historia del anime está muy relacionada con la del manga, ya que la mayoría de las películas y series animadas están basadas en el manga más exitoso. La mayoría de estas series están hechas sin la menor precisión, de prisa y corriendo, pero también hay otras que son unas auténticas obras maestras. El anime como lo conocemos nosotros tuvo su inicio en un largometraje de 78 minutos llamado Hakujaden, producido por Toei Animation, empresa clave para el anime, ya que ha producido obras como Mazinger Z, Devilman, Capità Harlock, Dragon Ball, Kinnikuman, Dr. Slump, Saint Seiya (Los caballeros del Zodiaco), Slam Dunk, Sailor Moon, Dai no daiboken (Fly), ..


La historia:

A lo mejor te han engañando diciendo por ahí que el primer anime fue Astroboy, pero es mentira este anime ni siquiera estuvo dentro de los diez primeros animes, este fue el numero doce en salir pero aun así no se le puede quitar el crédito de que fue uno de los pineros en el mundo del anime. El primer anime fue el Hakujaden.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Japón descubre un nuevo mundo con un nuevo contacto, pero más contundente con la cultura de países como Estados Unidos. Osamu Tezuka (1926-1989), un doctor que estaba con problemas económicos en ese momento y había trabajado con mangas cuando era estudiante, queda asombrado con las animaciones de Disney, y con el trabajo del artista Tagawa Suiho que influyó en su estilo. Tezuka rompió con las bases de diseño de personajes definidas anteriormente y las modificó de una manera que nunca se había visto: alargó las piernas, agrandó los ojos, teniendo gran aceptación, ya que era algo novedoso. Así nace el manga moderno.

Tezuka logró llevar al primer personaje de manga a la animación, trabajando de 1952 a 1968 con Tesuwan Atom. (Astro-boy). Para los japoneses, la palabra anime es dibujo animado, un dibujo con alma. En la actualidad han pasado muchas cosas con el manga y con el anime, han salido muchos estilos y géneros. En Japón existe un género diferente para cada nivel de la sociedad, teniendo como fin, en la mayoría de los géneros, hacer soñar y fantasear al lector, o en otros casos más avanzados, transmitir una gran historia o realizar una gran producción fílmica. Tesuwan Atom (Astro- boy) 1968, de Osamu Tezuka. En nuestra sociedad, la animación japonesa es un fenómeno que está teniendo mucha difusión y éxito en el mundo entero.

El anime según los años...

Años 60 :
Inicio de la industria del anime. Gracias al impulso del "doctor" Tezuka, se empezaron a adaptar manga para producir sobre todo series de televisión, las cuales obtuvieron mucho éxito en los países occidentales, como las series Astroboy o Speed Racer, que marcaron una generación. Algunos títulos de esta generación son: Tetsuwan-Atom (Astroboy), Eight man, Tetsujin 28 (Gigantor) Speed Racer, Space Cruiser Yamato, Cyborg 009,Hakujaden, Nagagutsu o haita neko...

Años 70:
Primer gran boom. Surgen grandes autores del anime como Go Nagai, Reiji Matsumoto o Hayao Miyazaki responsables de series como Mazinger Z, Capitán Harlock o Heidi respectivamente, como unas de las más representativas. Además Kazuo Koike crea la Gekigason Juku, una especie de"universidad del manga", donde surgen autores como Rumiko Takahashi (Ranma 1/2, Urusei Yatsura) o Tetsuo Hara (El Puny del Estrella del Norte). Las series y películas más representativas son Mazinger Z, Heidi, Marco, Capità Harlock, Doraemon, Galaxy Express, UFO Robot Grendizer, Gundam...

Años 80:
Años dorados del anime. La aparición, en el año 1983 de los reproductores y grabadoras de vídeo domésticos. Este hecho marca el inicio de una nueva manera de ver el anime que hasta entonces las únicas maneras de aproximarse al anime eran los largometrajes y las series de televisión. De esta manera se crean los OVA o OAV, (Original Video Animation), que son cintas de vídeo con las series de anime que sólo están disponibles en vídeo, nunca a través de la televisión o el cine.

Esta posibilidad dispara el número de títulos producidos, creando más competencia lo que hace que la calidad aumente. Títulos como: Dr. Slump, Dragon Ball, Dragon Ball Z, Gundam, Kinnikuman, Ranma 1/2, Urusei Yatsura (Lamu o Lum), Saint Seiya (Los Caballeros del Zodiaco), Captain Tsubasa (Campeones), Macross, Megazone 23, Bubblegum Crisis, Tonari no Totoro, Mai, Candy Candy ...

Años 90:
El boom se estabiliza y se tiende a producir títulos que buscan más calidad que cantidad, surgen grandes producciones como Akira, de Katsuhiro Otomo o Ghost in the Shell, de Masamune Shirow. Algunos títulos ha destacar: Akira, Ghost in the Shell, Video Girl Ai, Dragon Ball GT, Dai no daiboken (Fly), Sailor Moon, Slam Dunk, Gunm (Alita, çngel de Combate), Sazan Eyes (3x3 Ojos), Porco Rosso, Evangelion, Urotsukidoji, etc...

Aunque toda esta industria que se ha extendido hasta nosotros tiene sus raíces en el cómic manga, hay algún caso en que se ha producido el fenómeno inverso: grandes títulos de la animación como Macross o Bubblegum Crisis , se han pasado a su versión manga.

Diferencias entre el Anime y los tradicionales dibujos animados:

Tan sólo por tratarse de dibujos animados, la gente suele pensar en que el ánime es lo mismo que las caricaturas para niños. Sin embargo a pesar de su habilidad para entretener a los niños, el ánime también puede contener temas de adultos, temas intelectuales, mezclas de comedia, drama, acción, terror, ciencia ficción, crítica social, inclusive animación para adultos.
Las diferencias entre ambos son de tal magnitud, que una explicación tan simple no seria suficiente.
Las personas están acostumbradas a los dibujos animados norteamericanos, en los cuales las tramas son sencillas, los personajes muestran siempre la misma faceta de su personalidad, sus conflictos se resuelven fácilmente en un episodio de media hora y, lo más importante, están dirigidos casi exclusivamente a los niños.
El Anime a diferencia de las animaciones tradicionales (provenientes de Estados Unidos), no esta destinado sólo a público infantil; incluso aquellos destinados a público infantil tienden a ser menos simplistas que sus contrapartes del nuevo mundo. Por ejemplo en los dibujos animados se tiende a evadir la muerte y otras realidades de la vida cotidiana, mientras que en el anime si forman parte de ella.

Así podemos ver una gran variedad de estilos comparable únicamente con el cine mismo; al igual que este, vemos todo tipo de material que nos puede o no agradar a todos, pero de seguro existen muestras que definitivamente nos deleitarán.
La animación japonesa la cual, por descender directamente del manga moderno (heredando todas sus características, como su estilo narrativo y sus temas) es más bien considerada en su país de origen como una forma narrativa más, esto es, otro medio de expresar ideas, dirigidas a niños, a jóvenes o adultos. Así, los personajes de las series de anime, sean héroes o villanos tienen sentimientos, aspiraciones, virtudes, defectos y una vida que pueden perder.
También existen otras fuentes de inspiración que incluyen mitología griega, mitología nórdica, historia, obras clásicas, entre otras. Ahora bien el mercado de anime en su país de origen es inmenso. Lo que llega a otros continentes es tan sólo una pequeña parte del total. Esto, en cierta medida, es bueno, pues permite una selección sistemática de buenos títulos en la mayoría de los casos.
Muchas series presentan a sus personajes en situaciones cotidianas del estilo de vida japonés: gente en su lugar de trabajo, en la escuela, en rituales tradicionales japoneses. Todo es muy "normal" hasta que ocurre algo extraordinario... para el público. Tal vez es esta mezcla de exagerada fantasía con aterrizada realidad lo que hace de la animación japonesa algo tan atrayente.
Cualquier cosa puede pasar en el anime. Lo importante es no olvidar que la mente humana varía con respecto a la cultura a la que se refiera, y que es por eso que el contenido de algunos animes japoneses puede parecer inapropiado para niños de otros lugares fuera de Japón, cuando en realidad puede ser que la animación contenga elementos que son perfectamente permisibles en la cultura infantil japonesa o que de hecho la obra estaba dirigida a un público de edad mayor...no niños.

Otro punto de diferencia, es el estilo. El anime tiende a usar técnicas propias bien desarrolladas en sus dibujos; técnicas que son usadas en Japón desde centurias, junto con la más reciente influencia estadounidense, han producido el actual estilo tan peculiar y a la vez eficaz de sus animaciones. Es común por ejemplo ver ojos y cabello grandes en los personajes, se tienden a usar colores "irreales"; (verde, azul, violeta) en el cabello, por ejemplo, para denotar personalidad etc. También es común el uso de líneas simples y detalles "peculiares"; en cada personaje; aunque existen muchas variantes.

< del manga a la versión animé >

Pero incluso la música y los efectos especiales han de usar un estilo característico, que más que adornar, complementan como un todo la animación. Así pues, el anime es una forma exitosa de expresión, de narrativa y de cinematografía gracias a su excelente diversidad de temas, al manejo profundo de los personajes y a la calidad de la animación, logrando en dibujos e imágenes animadas situaciones que tomarían mucho tiempo y dinero producir con efectos especiales. De esta manera, se crean historias más intensas que atraen a la vista, a la mente y al corazón creando una magia artística tan peculiar, adictiva y profunda que se ha ganado el afecto de millones de personas en el mundo.